Menú Cerrar

Terrible crimen en Altos de Cazucá tiene consternados a los vecinos

Doris Góngora madre comunitaria y su pequeña hija de siete años fueron asesinadas brutalmente al interior de su vivienda.


Repudio es lo que sienten los vecinos del barrio de Altos de Cazucá, sector La Meseta (Soacha),una vez conocieron el espantoso asesinato de una de las más queridas residentes y madres comunitarias identificada como Doris Góngora de 34 años y de su hija de siete, dentro de la casa. De acuerdo con versiones oficiales los criminales  ingresaron en la noche del pasado miércoles y en forma cobarde las degollaron. Los asesinos les cortaron las venas de las manos para acelerar su muerte. Los cuerpos fueron hallados por la comunidad en las horas de la mañana.

Hipótesis

Versiones apuntan a que Doris la noche anterior luego de haber ordenado todos los elementos de trabajo del jardín infantil, acostó a su hija y luego ella se retiró a su recamara a descansar, sin imaginar que sus minutos de vida estaban contados. Una de las hipótesis se direcciona a que horas más tarde sujetos poseídos por la maldad ingresaron sigilosamente al jardín infantil probablemente a robarle los objetos del valor que había conseguido con gran sacrificio la respetada y querida Doris.


Brutal ataque

Probablemente Góngora Guerra  una tolimense de amplia sonrisa y de una alegría insuperable al escuchar unos ruidos se levantó y se encontró de frente con los homicidas que enseguida la abordaron y sin mediar palabra alguna, sacaron un cuchillo y se lo pasaron por el cuello degollándola. Luego ingresaron al segundo piso y al ver a la niña le cortaron el cuello. Los desalmados sujetos para que la muerte fuera más rápida les cortaron las venas de las manos y dejaron que se desangraran y luego desaparecieron probablemente con algunos artículos de valor.

El hallazgo

El cuerpo de Doris quedó tendido en la cocina y  de la inocente criatura en la cama del segundo piso. En las horas de la mañana de este jueves las madres como de costumbre fueron llevando a sus hijos al jardín y al ver que no estaba abierto comenzaron a golpear insistentemente, razón por la cual les llamó la atención.

Entonces se comunicaron con el dueño de la casa que llevó el duplicado de la puerta y en el momento de ingresar, por poco pierde el sentido al encontrar a madre e hija asesinadas. La policía en cabeza de la SIJIN realizan todas las investigaciones para que de esta forma se conozca a ciencia cierta cuales fueron los motivos que tuvieron los asesinos para acabar con la vida de Doris y su hija, personas de sanas costumbres. Residentes claman justicia “Esperamos que se haga justicia”, manifestaron. Un manto de duda envuelve este terrible caso.

Comparte esta noticia en:
0