Menú Cerrar

DESDE ANALGÉSICOS Y ANTICONCEPTIVOS HASTA TRATAMIENTOS PARA EL CÁNCER ERAN FALSIFICADOS POR RED CRIMINAL




La Fiscalía General de la Nación capturó a 13 presuntos integrantes de una estructura señalada de alterar medicamentos de contrabando, descompuestos o de uso exclusivo y venderlos como productos nuevos y auténticos en droguerías, hospitales y clínicas. En las diligencias cumplidas en Bogotá y Pereira fue incautada más de tonelada y media de productos falsos.

Un ciudadano se quejó ante un laboratorio farmacéutico porque las pastillas que tradicionalmente usaba para superar una anemia que lo aquejaba, le habrían generado efectos adversos que complicaron su estado de salud.

El producto, adquirido en una droguería en el norte de Bogotá, fue inspeccionado por peritos especializados que identificaron varias irregularidades como alteraciones en los

empaques y marquillas, y que el medicamento estaba vencido y correspondía a un tratamiento para una enfermedad distinta a la anemia.

Con esta información la Fiscalía General de la Nación, a través de la Dirección contra las Violaciones a los Derechos Humanos, inició una investigación para establecer el origen de la medicina falsificada y dar con los responsables de esta acción ilícita que pone en peligro la vida de miles de colombianos.

En un año de verificaciones y luego realizar diferentes técnicas de policía judicial, fue detectada una organización criminal que ingresaba medicamentos de contrabando, vencidos y descompuestos de Venezuela y Ecuador, o adquiría tratamientos de uso exclusivo de las EPS para sacarlos al mercado.


De acuerdo con los elementos materiales recopilados, los productos eran enviados en buses

de servicio público o por encomienda desde zona de frontera hasta Bogotá. Posteriormente eran llevados a diferentes sectores residenciales de la ciudad donde algunos integrantes de la red ilegal alteraban los empaques y marquillas, cambiaban las fechas de caducidad y los lotes de fabricación, entre otras maniobras con las que daban una apariencia nueva y de autenticidad a los medicamentos falsos.

Este mismo procedimiento de manipulación se hacía con tratamientos de uso exclusivo que eran comprados subrepticiamente a proveedores autorizados por la Instituciones Prestadoras de Salud.

Parte de la mercancía ilícita era vendida en Bogotá, en droguerías del norte y occidente, y en algunos locales comerciales del sector de San Andresito, en el centro de la ciudad. Una cantidad importante era entregada a contactos en otros departamentos o comercializada a EPS a las que les ofrecía un portafolio que incluía analgésicos, anticonceptivos,

multivitamínicos y tratamientos para enfermedades de alta complejidad como el cáncer.

La organización delincuencial habría constituido varias empresas fachada ante Cámara de Comercio y, al parecer, tramitó algunos permisos sanitarios. De esta manera, intentó dar un tinte de legalidad a su andamiaje criminal y ganó contratos para el suministro de medicamentos en EPS, clínicas y hospitales.

La caída de un mercado nocivo.

La Fiscalía identificó y capturó a 13 de los presuntos integrantes de la mencionada red de falsificación de medicamentos.

En las diligencias cumplidas en Bogotá y Pereira (Risaralda) fueron incautados 250 millones de pesos en efectivo, un vehículo y más de tonelada y media de medicamentos falsificados, vencidos y descompuestos, entre los que sobresalen: analgésicos, corticoides, anticonceptivos, antivirales, productos oftálmicos y medicinas para tratar enfermedades gastrointestinales, artritis, trastornos neurológicos y psiquiátricos, y diferentes tipos de

cáncer como el de próstata y estómago.

 

Los detenidos son:

  • Gustavo Borda Gutiérrez: reconocido comerciante de medicamentos en San Andresito de La Sabana, en el centro de Bogotá, sector en el que tiene dos locales dedicados a la venta y compra de medicamentos y productos de uso personal.
  • Elber Antonio Pérez Pérez: vendedor de medicamentos.
  • Mauro Armando Rosero Andrade: sargento en retiro de las Fuerzas Militares, vendedor de productos farmacéuticos.
  • Argenis Coba Andrade: vendedora de medicamentos.
  • William Andrés Gordillo Medina: vendedor de medicamentos en droguerías de barrio.
  • Fabio Nelson López Sánchez: comerciante de medicamentos en San Andresito de La Sabana, en el centro de Bogotá.
  • Ana Beatriz Guerrero Vega: vendedora de productos farmacéuticos y copropietaria de una distribuidora de medicamentos en el centro de Bogotá.
  • José Ángel Sanabria Gutiérrez: vendedor de medicamentos y persona señalada de alterar registros de cajas y empaques.
  • Edisson Guerrero Vega: sindicado de recibir y almacenar los medicamentos vencidos.
  • Angélica Morales Vargas: vendedora de medicamentos.
  • Lorena Marleth Castillo Coronado: empleada de una comercializadora de medicamentos.
  • Erika Julitza Sarmiento Orjuela: propietaria de vivienda en la que se alteraba parte de los medicamentos.
  • Edgar Rodríguez Cardozo: vendedor de medicamentos en droguerías de barrio y señalado de alterar cajas y empaques.

 

Fiscales de la Dirección Especializada contra las violaciones a los Derechos Humanos imputaron a estas 13 personas por los delitos de: corrupción de alimentos, productos médicos o material profiláctico; enajenación ilegal de medicamentos; usurpación de derechos de propiedad industrial y derechos de obtentores de variedades vegetales; y concierto para delinquir. Los cargos citados fueron aceptados por 8 de los procesados.


Ante la evidencia expuesta por la Fiscalía, jueces de control de garantías de Bogotá impusieron medidas de aseguramiento en centro carcelario a 9 de los detenidos y  dispusieron detención domiciliaria para los otros 4 vinculados a las investigaciones.

 

Comparte esta noticia en:
0